Revista publicada por la Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C.
[  Innovaciones ]
 
Pieles metálicas de aluminio, una tendencia arquitectónica al alza

La arquitectura de fachadas ha evolucionado a la par del desarrollo de nuevos materiales que han permitido transformar este espacio en una envolvente, piel o membrana, que puede aportar protección térmica y acústica al edificio, filtrar la luz, ser vegetal e incluso, convertirse en una opción móvil inteligente.

La aplicación de paneles metálicos en fachada favorece la creatividad de diseño del prescriptor, dadas las pocas limitantes con las que se cuentan a la hora de conformar este tipo de láminas. Nuevas propuestas técnicas de perfiles y anclajes desarrollados específicamente para atender las demandas en la instalación de las fachadas ventiladas, han enriquecido las soluciones de ingeniería que demanda una creciente explosión de formas y propuestas que se diseñan como un traje a medida para cada proyecto.

Las pieles metálicas ofrecen un sin número de alternativas de protección contra el calor del sol directo, mejorando el confort y habitabilidad. Esto favorece a la climatización natural y reduce el mal uso de la energía.

El uso de los distintos materiales (hierro, aluminio o acero inoxidable) y las texturas que aportan los distintos productos y acabados, incluso, la aplicación de colores y luces tienen como finalidad enriquecer las opciones arquitectónicas. En los casos en los que se busca evitar la absorción de calor radiante, los colores claros y materiales de baja conductividad como el aluminio son de gran ayuda. Por otro lado los colores obscuros favorecen la retención de temperatura.

La arquitectura se está enfocando hacia edificios verdes, con ventilación y luz natural que promuevan el ahorro energético. Para lograr esto se están imponiendo las protecciones solares exteriores, las fachadas ventiladas y los sistemas de aprovechamiento de luz solar. Un amplio abanico de louvers fijas o móviles, se suman a las nuevas tendencias para una construcción ligera, seca, precisa, rápida, flexible, cercana a la industrialización, que permita un fácil desmontaje, reciclaje y reciclado, así como una reducción de los tiempos en obra y por tanto de la seguridad. Es aquí donde el aluminio y las fachadas metálicas ligeras, juegan un papel principal. La ligereza del aluminio, lo perfila como la solución constructiva, que facilita los grandes formatos de fachadas, conectando de forma precisa, el diseño, proceso de fabricación y montaje en obra.

Planchas perforadas

El gran avance de las máquinas de control numérico computarizado (conocidas por la sigla CNC) así como la transferencia directa de información desde las aplicaciones CAD o BIM a estas unidades productivas ha permitido que la perforación de planchas metálicas, de acero o aluminio delgadas, se haga cada vez más fácil y eficientemente, a costos también cada vez menores.

Los procesos de perforación se pueden hacer con diferentes tecnologías, como el punzonado o el fresado. Uno de los problemas importantes a resolver es el tratamiento de los bordes, ya que ahí pueden quedar ondulaciones producto del impacto del punzonado o rebabas resultado del fresado. Estas deformaciones pueden representar desde un problema estético hasta un problema de seguridad, dependiendo del tratamiento superficial o recubrimiento, la aplicación y uso de la plancha de acero perforada. En el caso de los derivados del acero como el ALUZINC®, esta situación afecta gravemente la durabilidad del producto final a la exposición ambiental, por lo que la recomendación general, favorece el uso de láminas y perfiles de aluminio para este tipo de proyectos.

Colaboración Simpleyfácil®

Fecha de publicación: 29/10/2014

C O L A B O R A C I O N
P U B L I C I D A D
 
     
  © Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C. | contacto@amevec.mx Síguenos en: Follow Amevec on Twitter