Revista publicada por la Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C.
[  Procesos y Tecnología ]
 
Limpieza de perfiles aluminio

Todos los perfiles de aluminio que vemos aplicados en arquitectura requieren de un mantenimiento mínimo que debe considerar su limpieza, antes, durante y después de la instalación. Aunque el aluminio posee una excepcional resistencia a la corrosión, su oferta comercial de acabados puede ser afectada por químicos severos, condiciones medioambientales adversas o falta de cuidado por parte del usuario. Tales condiciones usualmente afectan únicamente el acabado superficial y no reducen la vida de servicio del perfil. Sin embargo, los efectos resultantes de dichas agresiones sobre los recubrimientos o acabados superficiales pueden ser permanentes.

Todas las superficies expuestas al medioambiente, atrapan sedimentos, polvo, suciedad, residuos de lluvia (sales) y polución. La cantidad acumulada puede variar dependiendo del área geográfica, condiciones ambientales, acabado y ubicación del edificio. Estos residuos deben ser removidos de forma temporal y adecuadamente para evitar que se forme una capa que pueda ocasionar daños permanentes en el acabado superficial del perfil. La frecuencia dependerá de la percepción del propietario siendo recomendable realizar estas tareas al menos cada tres meses en recubrimientos lacados y anodizados, o seis meses en acabados foliados para garantizar la longevidad del acabado. En el caso particular de los recubrimientos sublimados que ofrecen una textura altamente porosa en su superficie se recomienda una limpieza mensual. En ningún caso se recomienda superar el año para evitar pérdidas de garantías.

Los programas de limpieza de las fachadas de aluminio deberán de coordinarse con otros esquemas de mantenimiento por eficiencia y economía. Por ejemplo, los vidrios y ventanas pueden ser limpiados al mismo tiempo.

Les compartimos algunos consejos que deberá tener en cuenta para llevar a cabo las tareas de limpieza y mantenimiento de los perfiles de aluminio que conforman nuestras fachadas:

Lo primero es reconocer el acabado superficial del elemento de aluminio, lacado, sublimado o anodizado o foliado. El método de limpieza y mantenimiento del aluminio debe ser adecuado a la suciedad y la frecuencia de limpieza. Asimismo, deben probarse métodos de manera progresiva de más suaves a más agresivos hasta eliminar las manchas y depósitos de suciedad.

Estos consejos son aplicables a cualquier superficie de aluminio lacada, sublimada o anodizada:

  • Siempre enjuague abundantemente con agua limpia después de remover cualquier depósito de la superficie.
  • Limpie siempre de arriba hacia abajo, frotando el metal con presión uniforme.
  • Es preferible limpiar el aluminio en periodos de baja exposición solar (sombra). No es recomendable limpiar superficies calientes (por radiación solar) ya que se pueden acelerar reacciones químicas entre el agente limpiador y el aluminio caliente. Evite también limpiar a bajas temperaturas (por debajo de 10º C) o cuando la temperatura del metal es lo suficientemente baja para causar condensación.
  • Se recomienda iniciar con métodos suaves de limpieza y solo si es necesario utilizar mayor intensidad.
  • Se deben evitar siempre las soluciones carbonatadas, alcalinas y ácidas.
  • Los limpiadores con solventes orgánicos deterioran los materiales sellantes.
  • Antes de utilizar limpiadores fuertes probar primero en una zona escondida del perfil.
  • No frotar con abrasivos para remover manchas difíciles.

Acabados lacados / sublimados

El lacado del aluminio consiste en la aplicación electrostática de una pintura en polvo sobre la superficie del perfil en todo su perímetro. Las pinturas que se utilizan para este acabado son resinas de poliéster o poliuretano. Cabe destacar la gran resistencia de estos acabados a los rayos UV, los agentes atmosféricos y la corrosión, aunque puede rayarse si no se limpia de manera adecuada. Este sería el orden de actuación:

  1. Aplicar solamente agua abundante, con baja presión de forma uniforme, limpiando primero con un movimiento horizontal y luego con uno vertical.
  2. Agua templada y una solución de jabón neutro (pH neutro).
  3. Agua templada, jabón neutro y esponja suave; materiales abrasivos, estropajos metálicos, cepillos de alambre, inclusive fibras pueden ocasionar rayar y dañar la superficie y protección que proporciona el acabado.
  4. No permita que las soluciones jabonosas se sequen sobre las superficies de los perfiles de aluminio ya que quedaran manchas blancas.

El proceso de sublimación o termo-impresión permite dar un acabado “efecto madera” a los perfiles de aluminio. Es un proceso químico-físico a través del cual una sustancia pasa del estado sólido al estado gaseoso, sin pasar por el estado líquido creando el efecto de veteada madera característico de estos acabados. Estos recubrimientos decorativos presentan superficies texturizadas al tacto lo que favorece el depósito de residuos y dificultando su eliminación dada la porosidad que presentan. Por este motivo es necesario aumentar la frecuencia de limpieza de los perfiles especialmente en áreas metropolitanas o industriales para evitar daños permanentes que puedan dar una apariencia lechosa en la superficie.

Acabados anodizados

Podemos definir el proceso de anodizado del aluminio como la oxidación controlada, acelerada y uniforme de la capa superficial del perfil, por medio de un proceso electroquímico. Mediante este acabado se consiguen perfiles tremendamente resistentes a la corrosión, la abrasión y el desgaste.

Este sería el orden de actuación:

  1. Solamente agua con baja presión
  2. Agua templada y esponja suave
  3. Agua templada, esponja suave y una solución de jabón neutro
  4. Cepillado suave y agua a presión
  5. Disolventes con base de butanona con trapo suave

Acabados foliados

El proceso de foliado permite la aplicación de una lámina de PVC multicapa sobre un perfil de aluminio previamente lacado para facilitar su adherencia mediante la activación de pegamentos especiales aplicados en el proceso de foliado. Estos recubrimientos avanzados de ultima generación son altamente durables y fáciles de limpiar aun cuando presentan texturas más trabajadas que los acabados sublimados. Para su limpieza solo se requiere humedecer la superficie del perfil con agua abundante y lavar con jabón con pH neutro frotando la superficie con una esponja suave para después proceder a secar el perfil. La oferta comercial de colores de la gama EXOFOL FX de la marca alemana RENOLIT® cuenta además con propiedades anti-grafiti que nos permite remover este tipo de pinturas siguiendo el mismo proceso de limpieza habitual. Esto es debido a que el folio conformado por capas múltiples con un espesor total de 180 um favorece el depósito superficial de graffiti sin éste permee en las capas inferiores, evitando así, la coloración de su fondo.

Situaciones especiales

Los depósitos de materiales de construcción, concreto, repello, deben removerse tan pronto como sea posible. El procedimiento exacto para la limpieza varía dependiendo de la naturaleza y grado del depósito, así como del acabado original del perfil. Al seleccionar el método de limpieza, debe considerarse todos los materiales de la construcción que podrían verse adversamente afectados por el escurrimiento de soluciones jabonosas o químicas durante el lavado. El escurrimiento de agua y jabón hacia los niveles inferiores debe minimizarse, y esas áreas deben enjuagarse lo más pronto posible.

Para remover depósitos no solubles en agua, tales como silicones, grasa, y otros, puede una de las siguientes tres soluciones:

A) Iniciar siempre con una solución de una parte de alcohol por 10 de agua desmineralizada (preferentemente).
B) Dosificar a 100 ml. de Alcohol con 20 mil de jabón neutro.
C) Dosificar 50 ml. de alcohol y 50 ml de H2O (agua desmineralizada, preferentemente) y 5 gr de jabón neutro.

Puede utilizarse alcohol desnaturalizado o metanol, alcohol isopropílico o metanol.

Consideraciones importantes

  • Los solventes, pueden tener efectos degradantes sobre la superficie del metal y no deben utilizarse en superficies pintadas o foliadas. Es posible que este tipo de solventes desgaste las capas de selladores y dañen los materiales utilizados como empaque y sello. Debe probarse siempre en una pequeña área para poder determinar sus efectos sobre todos los elementos de la construcción (empaques, selladores, vidrio, pintura, etc.).
  • No use químicos limpiadores y menos mezcle limpiadores. Mezclar limpiadores no solo puede ser inefectivo, sino también peligroso. Por ejemplo, mezclar limpiadores que contengan cloro, con otros limpiadores que contengan compuestos de amoniaco, puede liberar gases venenosos.
  • Nunca use limpiadores alcalinos o ácidos agresivos en aluminio con acabado anodizado o pintado. No use limpiadores que contengan fosfato trisódico, acido fosforito, ácido hidroclorídrico, ácido hidrofluorídrico, fluoruros, o componentes similares en superficies de aluminio anodizado.

Colaboración: AMEVEC

Fecha de publicación: 30/01/2020

C O L A B O R A C I O N
P U B L I C I D A D
 
     
  © Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C. | contacto@amevec.mx Síguenos en: Follow Amevec on Twitter