Revista publicada por la Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C.
[  Procesos y Tecnología ]
 
Guía práctica sobre el lacado de perfiles de aluminio

El lacado del aluminio, también denominado termo-lacado es un proceso que consiste en la aplicación electrostática de una pintura en polvo como recubrimiento de una superficie de aluminio. La pintura se pulveriza para depositarse electrostáticamente hasta obtener el espesor de capa protectora deseado. Finalmente, la capa de pintura se endurece sometiendo la superficie a altas temperaturas al interior de un horno de curado. Las pinturas que se utilizan para el mercado de perfiles arquitectónicos son a base de resinas de poliéster o poliuretano que ofrecen gran resistencia a los rayos UV, los agentes atmosféricos y la corrosión.

Mediante la aplicación de este tipo de recubrimientos se consiguen excelentes resultados en términos de acabado y sellado hermético que confieren las condiciones de durabilidad propias de los perfiles de aluminio para su aplicación arquitectónica.

Carta RAL

Los diferentes colores y tonos de lacado se encuentran normalizados y son recogidos en la denominada carta RAL. Este catálogo de colores es una herramienta indispensable que define un estándar internacional para facilitar a los profesionales y usuarios la toma de decisiones. Es en sí, una guía práctica que unifica los criterios de valoración del color simplificando su elección, especificación y validación en cualquier proyecto arquitectónico.

Originalmente la tabla RAL constaba de 40 colores y hoy en día la cifra asciende a 213. Los códigos están identificados por un número de 4 dígitos, donde el primer dígito nos indica la familia o tonalidad principal:

1: Amarillos 2: Naranjas 3: Rojos 4: Púrpuras 5: Azules 6: Verdes 7: Grises 8: Marrones 9: Negros y Blancos

Algunos formatos gráficos empleados por los fabricantes de perfiles para dar a conocer su selección de colores basados en las cartas RAL hacen referencia en sus códigos a la conversión más cercana correspondiente a la carta PANTONE® utilizada con mayor frecuencia en el sector del diseño gráfico. Esta conversión se considera informativa para efectos comerciales.

Plantas de lacado para perfiles

El lacado del aluminio es fácil de aplicar dentro de un proceso productivo industrial, y desde un punto de vista ecológico, no crea ningún problema para los operadores y el medio ambiente.

Existen dos tipos de plantas para realizar el procedimiento de recubrimiento de perfiles: horizontal o vertical. En las plantas de proceso verticales los perfiles son colgados de una de sus puntas, mientras que en las plantas de proceso horizontal se cuelgan de ambos extremos. En ambos casos los perfiles son desplazados a lo largo de todo el proceso por una cadena móvil de circuito cerrado, conocida como carrusel, que pasa por cuatro diferentes fases:

  • Limpieza, desengrase y enjuague

Durante el proceso de extrusión, enfriamiento, templado, mecanización y almacenamiento de los perfiles, se usan lubricantes, se acumula polvo, se efectúan recristalizaciones, y se genera oxidación natural en la superficie del aluminio. Por estos motivos resulta imprescindible iniciar el pretratamiento con un tratamiento químico de limpieza que elimine las suciedades y la capa superficial. Para ello, los perfiles se sumergen en un primer baño que contiene con una solución acuosa de carácter acido. Esta acción se conoce como ataque ácido.

El desengrase se realiza por inmersión de los perfiles en un segundo baño con productos medianamente alcalinos. Finalmente pasa por un tercer baño donde se enjuagan o aclaran los perfiles con agua desmineralizada para eliminar posibles sobrantes y preparar así el aluminio para la siguiente fase del proceso. 

  • Cromatizado

En esta etapa se busca la formación de una capa de cromatizado sobre el metal por efecto de la inmersión del perfil en un baño de cromo a temperatura ambiente durante un tiempo determinado.  El perfil es sumergido en una solución de ácido crómico con estabilizantes que transforman su superficie en cromato de zinc. De esta forma se induce una oxidación controlada para crear una capa inerte de óxidos de cromo y aluminio. Este proceso permite maximizar las prestaciones de resistencia a la corrosión y favorecer la adherencia de la pintura.

El cromatizado es el medio habitualmente más utilizado, pero puede ser sustituido por un tratamiento de anodizado de entre 3 y 8 micras.

  • Lavado / secado al horno

Nuevamente se realiza un proceso de lavado de los perfiles por inmersión en un baño con agua desmineralizada y desionizada. Posteriormente, para que los perfiles lleguen secos a la cabina de pintura, se introducen en un horno para su secado a 65º C. El tiempo requerido para este proceso oscila entre 30-60 minutos dependiendo del grado de humedad que presente el metal. 

  • Pintado

Una vez el material seco, se procede a la aplicación de la pintura al interior de las cabinas de lacado donde se pulverizan los perfiles con polvo de resina de poliéster. Las partículas pulverizadas se cargan eléctricamente por acción de un campo eléctrico positivo. Dado que los perfiles de aluminio están conectados a tierra con un potencial negativo, el polvo es atraído y se deposita sobre las superficies de los perfiles. 

La pintura en polvo que se utiliza dispone de los mismos componentes que una pintura convencional, pero sin incorporar el disolvente. Contiene pigmentos, cargas, aditivos y esencialmente resinas, las cuales permiten la formación de una película continua y sólida de pintura que se  adhiere a la superficie actuando de barrera ante la humedad.

  • Polimerizado
    Los perfiles recubiertos de polvo de poliéster pasan por el interior de un horno de polimerización en el que tiene lugar el termo-endurecimiento de la resina al someterse a una temperatura de 220º C por 35 minutos aproximadamente. Este tratamiento térmico provoca la fusión de las partículas de polvo para facilitar la adherencia definitiva a la superficie del perfil, a la vez que proporciona una capa protectora uniforme al perfil.

Calificación SEASIDE

La calificación SEASIDE o de calidad marina se obtiene tras someter los perfiles en un proceso que mejora las prestaciones del lacado en ambientes que pueden producir una mayor corrosión, como por ejemplo en primera línea de mar.

Este proceso consiste en aumentar el ataque acido de la superficie del perfil con el fin de mejorar las condiciones para realizar la fase para el cromatizado y posterior lacado. Para ello tiene lugar una tasa total de ataque de, al menos, 2,0 g/m2 que favorece la penetración y la adherencia de la pintura para ofrecer una mayor protección de las superficies de aluminio.

Colaboración: Simpleyfácil®

Fecha de publicación: 27/03/2019

C O L A B O R A C I O N
P U B L I C I D A D
 
     
  © Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C. | contacto@amevec.mx Síguenos en: Follow Amevec on Twitter