Revista publicada por la Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C.
[  Procesos y Tecnología ]
 
La RPT en fachadas

De forma general podemos decir que existen dos tipos de fachadas:

  • Fachada tradicional o stick o bien sistema de reja o retícula. En este sistema se fabrican en taller los montantes y travesaños con sus elementos de fijación y parte de los accesorios. En obra se realiza el ensamblaje de los perfiles y posteriormente se incorpora el acristalamiento, ventanas y/o paneles.
    Es el indicado para edificaciones menores, que no sean muy altas.
    Las piezas de este sistema se montan en obra por lo que parte de su calidad depende del operario.
    Además el montaje de hace desde la parte exterior del edificio, por lo que están muy expuestas a las inclemencias meteorológicas.
  • Fachada unitizada este sistema consiste en fabricar en el taller módulos totalmente acabados, es decir, incorporando los elementos de relleno. Generalmente la altura de estos módulos es la distancia entre forjados por lo que cada uno posee su propio anclaje y es independiente del resto de módulos.
    Ofrece mayores garantías de calidad ya que todo viene montado de fábrica por lo que el tiempo de obra es inferior.
    Este tipo de sistema es el preferido para construcciones de varios pisos.

Los parámetros principales que debe cumplir una fachada son la transmitancia térmica, permeabilidad al aire, control de condensaciones y factor solar.

Tanto en un tipo de fachada como en el otro el uso de poliamida es posible y, además, conveniente para evitar puentes térmicos y condensaciones.

En el caso de las fachadas “stick” la poliamida viene a sustituir la opción del PVC con perfiles espaciadores del vidrio que permiten el atornillado de la parte exterior. La mayor ventaja de la poliamida en estas fachadas, es que es un material que aguanta mejor el calor. El PVC se deteriora a partir de los 100º mientras que la poliamida lo hace a 200º. En climas cálidos y en fachadas en altura con fuerte influencia de la radiación solar, el PVC por lo tanto, está trabajando al límite de su resistencia por lo que se deteriora antes.

(IMAGEN 1)
(IMAGEN 2)

En el caso de las fachadas modulares las soluciones son infinitas y, tal como vimos en el caso de las ventanas, colocan la poliamida en las entradas del calor por conducción.

(IMAGEN 3)

Algunas de las ventajas del uso de RPT en fachadas son:

  • El mayor impacto de la RPT en las fachadas viene de la menor inversión que se va a necesitar en los aparatos de aire acondicionado/calefacción. De media vamos a reducir estos aparatos en un 50%. Menos espacio para equipamientos conlleva más metros cuadrados de uso.
  • Menor inversión en equipamientos.
  • Ahorro de kw/h en la factura final de electricidad.
  • Aumento de la sensación de confort para el usuario del edificio.
  • La RPT evita las condensaciones ya que el perfil interior y exterior igualan su temperatura superficial a la del ambiente en el que se encuentran. En los climas fríos se evita la condensación interior y en los cálidos, la condensación exterior.

 

Fecha de publicación: 9/05/2016

C O L A B O R A C I O N
P U B L I C I D A D
 
     
  © Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C. | contacto@amevec.mx Síguenos en: Follow Amevec on Twitter