Revista publicada por la Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C.
[  Procesos y Tecnología ]
 
Edificios inteligentes y BIM

BIM se basa en una serie de software innovadores que potencian y facilitan el entendimiento entre los actores en el proceso constructivo (Ingenieros, Arquitectos, Constructores, Fabricantes de Productos, Administradores, Propietarios, Subcontratistas, etc) ordenando y coordinando la información entre ellos en cada fase del proceso (Diseño + Ejecución + Mantenimiento), analizando con ello cada aspecto del proyecto para la toma de decisiones en fases tempranas, y evitando errores o cálculos inesperados.

La EFICIENCIA es una característica entre otras, que define la metodología BIM al poder crear representaciones virtuales que conjuntamente con la información que contiene el proyecto pueden simular el rendimiento del edificio previo a su ejecución, agilizando la toma de decisiones y las elecciones del diseño que mejor se ajuste al grado de Edificio Inteligente que busca el usuario.

Un edificio generado con BIM no solo se convierte en un 3D aportando la geometría al proyecto, sino que aporta información paramétrica que al estar coordinada adquiere la característica de inteligente al poder combinarse y detectar conflictos de interferencia. Asimismo conlleva otro grado de inteligencia, ya que al detectar los conflictos y modificarlos, dicha modificación cambia todos los elementos asociados a dicha modificación arrojando nuevos datos para la toma de decisiones.

Fases del edificio inteligente

Distinguíamos anteriormente tres fases en el proceso constructivo (Diseño + Ejecución + Mantenimiento), no obstante para la siguiente explicación lo simplificaremos y lo reduciremos a dos fases o momentos. Fase Virtual y Fase Real, la primera se identifica con la fase de diseño y la segunda con la fase de ejecución y mantenimiento.

Fase virtual del edificio inteligente

Es el momento clave para conocer el verdadero alcance que tendrá el edificio y el grado de integración de la tecnología que se aplicará.

Como ya aclaramos, los distintos programas BIM nos pueden arrojar información previa sobre el comportamiento; es decir, información previa virtual ya sea gráfica o no, por la cual podremos saber cuáles son los mejores o más eficientes elementos que deben conformar el proyecto.

Determinados datos que nos provee en esta fase, tales como, el cálculo acústico, cálculo de consumo energético, cálculo de volumetría de aire, gas o agua, el flujo de aire, gas o agua, cálculo de la huella de carbono o agua, cálculo estructural, cálculo lumínico, y otros cálculos más dependerán de los parámetros, el software y la información incorporada, que nos desvelarán que tan inteligente será el edificio.

Estos datos nos servirán básicamente para; a) Generar un análisis previo del comportamiento del edificio y sus componentes, b) Prever errores de cálculo y costes añadidos, y c) Comparar componentes o productos inteligentes que mejor representen la necesidad del usuario.

Fase real del edificio inteligente

Esta fase representa una puesta en escena del concepto del edificio. La inversión en la compra de los materiales o productos se ha realizado al igual que la contratación de mano de obra para empezar la ejecución. Tras la ejecución y culminación del proyecto, serán los administradores o propietarios quienes se encargarán del mantenimiento.

Si estos pasos no se han realizado con herramientas BIM, lo más seguro es que en la ejecución se comprará material o productos de mas, y terminarán contratando más horas hombre y maquinaria para alcanzar los plazos pactados o la terminación y calidad acordada. Asimismo en el mantenimiento costará más conocer cuáles son los elementos o productos que se han de sustituir en un determinado tiempo, cuales se han de modificar por no adaptarse a los parámetros y estándares requeridos por el edificio o la normativa aplicable, o simplemente no conocer cuáles son las funcionalidades y su integración inteligente de los elementos que conforman el edificio. En definitiva, se tendría que reinvertir y contratar a un equipo técnico que junte toda esta información, estudie el edificio y aporte aquellos datos que nos hubiera aportado un proyecto elaborado en BIM.

La eficiencia, entre otros conceptos es lo que define el grado de inteligencia del edificio, y BIM ofrece desde un inicio (fase virtual) el detalle de esa eficiencia.

Colaboración BIMETICA
http://www.bimetica.com

Artículo publicado por Bimética en:
http://bimetica.com/es/bim-channel/edificios-inteligentes-y-bim/

Fecha de publicación: 30/05/2014

C O L A B O R A C I O N
P U B L I C I D A D
 
     
  © Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C. | contacto@amevec.mx Síguenos en: Follow Amevec on Twitter