Revista publicada por la Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C.
[  Sustentabilidad ]
 
Conceptos básicos para el desarrollo de una arquitectura sustentable

Les compartimos algunos conceptos fundamentales que deben ser considerados y evaluados para definir una estrategia de construcción dirigida al desarrollo sustentable de cualquier proyecto.

Eficiencia energética

El uso eficiente de la energía, a veces simplemente llamado eficiencia energética, la definimos como el objetivo de reducir la cantidad de energía requerida para proporcionar productos y servicios. Los sistemas de climatización a través de instalaciones, es decir, el aire acondicionado por medio de la refrigeración, calefacción y ventilación junto con la iluminación artificial deben emplear métodos y productos que reduzcan o eliminan el uso de energía.

Pobreza energética

Se define como la incapacidad de una vivienda para lograr una temperatura adecuada debido a la ineficiencia energética del hogar. Para definir este concepto dentro de parámetros internacionales, un hogar en pobreza energética es aquel incapaz de, por ejemplo, mantener la vivienda en unas condiciones de confort térmico adecuadas para la salud que, según la OMS, son de aproximadamente 21 grados en invierno y 25 en verano.

Puente térmico

Se consideran puentes térmicos las zonas de la envolvente del edificio en las que se evidencia una variación de la uniformidad de la construcción, ya sea por un cambio del espesor del cerramiento, de los materiales empleados, por penetración de elementos constructivos con diferente conductividad, etc., lo que conlleva necesariamente una minoración de la resistencia térmica respecto al resto de los cerramientos. Los puentes térmicos son partes sensibles de los edificios donde aumenta la posibilidad de producción de condensaciones superficiales, en la situación de invierno o épocas frías, o con el uso de aires acondicionados en zonas cálidas.

Sensación térmica

El término sensación térmica es usado para describir el grado de incomodidad que un ser humano siente, como resultado de la combinación de la temperatura y el viento en invierno y de la temperatura, la humedad y el viento en verano.

El confort térmico

El confort térmico se define como la condición en la que el usuario siente satisfacción respecto al ambiente térmico en el que está.  El confort térmico depende de varios parámetros globales externos, como la temperatura del aire, la velocidad de este, temperaturas de las superficies contiguas, la humedad relativa, cerramientos, sistemas de control solar, y otros específicos internos como la actividad física desarrollada, la cantidad de ropa o el metabolismo de cada individuo.

Para llegar a la sensación de confort, el balance global de pérdidas y ganancias de calor debe ser nulo, conservando de esta forma nuestra temperatura normal, es decir cuando se alcanza el equilibrio térmico.

Hermeticidad

Las medidas de eficiencia energética se enfocan en gran medida a reducir las pérdidas a través de la envolvente, las cuales corresponden a dos tipos. El primero, corresponde a las pérdidas por transmisión, determinadas por el diseño constructivo, conductividad térmica y espesor de los materiales constituyentes de la envolvente del edificio. El segundo tipo corresponde a las pérdidas por ventilación, que incluyen las infiltraciones, determinadas por las características permeables o de hermeticidad de la envolvente de los edificios.

Aunque resulte una paradoja, el uso de ventanas y fachadas integrales cada día más estancas puede resultar un problema grave de salud para los individuos por lo que la hermeticidad de los proyectos debe de considerar la ventilación controlada.

Ventilación controlada

No es lo mismo infiltrar el aire que ventilar, puesto que la ventilación es controlada y la infiltración no. El paso de aire sin controlar reduce o afecta a la eficiencia energética de la vivienda ya que se necesario utilizar más la calefacción y la refrigeración. Los sistemas de ventilación mecánica nos permiten controlar el flujo de renovación del aire a la vez que lo filtran reteniendo las partículas contaminantes. Si, además, el equipo cuenta con la opción de recuperación de calor o humedad, incluso será posible evitar pérdidas de una buena parte de las calorías o frigorías.

Síndrome del edificio enfermo

Se definió como Síndrome del Edificio Enfermo, al conjunto de molestias y enfermedades originadas en espacios cerrados por la mala ventilación, la descompensación de temperaturas, las cargas iónicas y electromagnéticas, las partículas en suspensión, los gases y vapores de origen químico y los bio-aerosoles, entre otros agentes causales identificados. Cada vez existen más pruebas de que la calidad del ambiente interior puede tener efectos profundos en la salud de los ocupantes de los edificios.

Casas pasivas

Es uno de los estándares de construcción más exigentes del mundo en materia de eficiencia energética, que puede ser implementado en todo tipo de edificios de cualquier parte del mundo, dando lugar a ahorros en demandas de climatización de hasta un 90% en comparación con la mayoría de las construcciones ya existentes.  Viviendas proyectadas para ofrecer un consumo casi nulo que pueden llegar a autoabastecerse alcanzando un confort térmico de entre 20º y 25º durante todo el año sin aporte de energía. Para certificar una construcción en este estándar es necesario que la demanda de calefacción y refrigeración sea igual o menor a 15kw/h por m2 al año, que la demanda de energía primaria sea menor a 120kw/h por m2 al año y que el nivel de estanqueidad esté por debajo de 0,6 renovaciones de aire por hora.

Colaboración: AMEVEC

Fecha de publicación: 26/06/2019

C O L A B O R A C I O N
P U B L I C I D A D
 
     
  © Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C. | contacto@amevec.mx Síguenos en: Follow Amevec on Twitter