Revista publicada por la Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C.
[  Procesos y Tecnología ]
 
¿Por qué se usa poliamida para la rotura de puente térmico?

En la edición de junio comentábamos que el sistema de Rotura de Puente Térmico más común para cancelería de aluminio es el uso de perfiles de poliamida 6.6 reforzada con un 25% de fibra de vidrio.

Es cierto que existen otros tipos de materiales para conseguir romper el puente térmico pero las características de la poliamida 6.6 con fibra de vidrio la hacen el sistema ideal por varias razones:

  • Tiene un coeficiente de dilatación pequeño y semejante al del aluminio.
    Bajo el efecto de la temperatura, los cambios en la longitud de los perfiles de aluminio y poliamida son muy similares, de este modo evitamos que se produzcan tensiones entre los perfiles ensamblados.
    Esta es la razón principal por la que la poliamida contiene un 25% de fibra de vidrio.
  • Bajo coeficiente de transmisión térmica.
    Gracias al cual se produce la llamada rotura del puente térmico, y que asegura una baja transmisión de calor a través del perfil aluminio-poliamida.
  • Alta resistencia mecánica, incluso a altas temperaturas.
    Garantiza que se mantengan los requerimientos mínimos de resistencia mecánica para la construcción de ventanas, puertas y fachadas incluso en zonas de clima cálido o tropical.
    Esto es especialmente importante en el caso de los climas cálidos de algunas zonas de México donde, si la poliamida no tiene la calidad adecuada, el sistema podría ver mermada su resistencia mecánica.
    (IMAGEN 1)
  • Alta resistencia mecánica al envejecimiento.
    Proporciona larga vida de uso de los cerramientos con Rotura de Puente Térmico (RPT).
  • No se deforma a temperaturas inferiores a los 200ºC.
    Importante porque nos garantiza la estabilidad de los perfiles aluminio-poliamida cuando éstos se someten a tratamientos superficiales a altas temperaturas, como por ejemplo el lacado.
    Una poliamida de calidad soporta los procesos de lacado y anodizado que soporta el aluminio. Los conjuntos ensamblados se pueden colocar en los hornos de secado sin que la poliamida de vea afectada.
    (IMAGEN 2)
  • En caso de incendio los residuos de calcinación no son tóxicos ni contaminantes para el medioambiente.
    Los gases de combustión peligrosos son los mismos que los que se producen con materiales naturales como madera o algodón.
    Esta ventaja no es compartida por otros tipos de plásticos que sí son contaminantes.
  • Es reciclable al 100% así como el aluminio.

Otra de las características de la poliamida y que la coloca al frente de otras soluciones como la resina (pour and debrige) es la gran cantidad de tipologías y formas que simulan las del aluminio y que va a permitir, fácilmente, sustituir la parte de aluminio por poliamida.

(IMAGEN 3)

Es muy importante que los extrusores, fabricantes y carpinteros aseguren la calidad de los productos dentro de las ventanas. Sobre todo de aquellas partes que contribuyen a la resistencia mecánica en el conjunto. Los perfiles de poliamida normalmente vienen marcados con un láser con el nombre del fabricante de la misma así como datos de trazabilidad. Este marcado es el que permite comprobar y hacer un seguimiento del producto. Siempre debemos comprobar este dato y pedir toda la información que necesitemos del fabricante.

(IMAGEN 4)

Fecha de publicación: 31/07/2015

C O L A B O R A C I O N
P U B L I C I D A D
 
     
  © Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C. | contacto@amevec.mx Síguenos en: Follow Amevec on Twitter