Revista publicada por la Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C.
[  Actualidad Amevec ]
 
Propuesta de etiquetado para cerramientos según la norma NMX R 060 SCFI 2013

Con la intención de hacer más sencilla la interpretación de la normatividad para el sector y acercar el desempeño de los productos para cerramiento a los usuarios finales, la revisión de la norma NMX R 060 SCFI 2013 contempla en la sección 8 una propuesta para etiquetado de los productos conformes con la norma 060 y medidos mediante los procedimientos de la norma NMX R 068 SCFI 2014.

La información general que contendrá dicha etiqueta consiste en la identificación del fabricante, el nombre del producto, su material y tipo de apertura.

Respecto del desempeño conseguido por la muestra, se divide en tres rubros:

  • El desempeño básico:

Consistente en los resultados de los exámenes de infiltración de aire, estanqueidad al agua y resistencia a la carga de viento, este desempeño consiste en la descripción de los elementos ante una tormenta, que considera la norma como el elemento primario de comportamiento de un cerramiento en su posición de fachada.

  • Infiltración al aire: Consiste en la capacidad del cerramiento (ventana, puerta, etc.) para impedir el paso del aire en su posición cerrada, resulta fundamental para el ahorro de energía, pues una habitación acondicionada mediante procedimientos pasivos como el material de la construcción o mediante procedimientos mecánicos como los climas, ventiladores o calefactores llega a reducir hasta en un 25% su capacidad debido a ventanas y puertas con deficiencia en la capacidad de retención del aire.
  • Estanqueidad al agua: Mucho más conocida en el medio de la construcción, la estanqueidad al agua representa una parte muy importante en cuanto al gasto por mantenimiento y reparación de los edificios, por la simple razón de que estamos preparados para resistir el agua en los acabados exteriores, mediante el uso de impermeabilizantes y selladores principalmente, pero una vez que el agua penetra en la habitación, significa una pérdida económica tanto en la apariencia y funcionalidad de los acabados interiores, como en el confort, estética y durabilidad del edificio mismo.
  • Resistencia a la carga de viento: En un país como el nuestro, con climas tan variados y con tanta diferencia de una estación a otra, es fundamental contar con una fachada y un cerramiento con la capacidad de permanecer funcional a lo largo de todo el año, resistiendo tanto la intemperie como la fuerza de las tormentas. Este elemento se vuelve crítico con el paso del tiempo y las nuevas tecnologías, pues los materiales utilizados hoy en día, tienden a ser más flexibles para su manipulación durante los procesos productivos, pero deben contar también con la capacidad de recuperar su forma original y seguir funcionando como nuevos, una vez que la fuerza de la tormenta ha cesado. 
  • Desempeño de durabilidad

En un segundo rubro, la etiqueta y los exámenes de las normas consideran las características de las ventanas, puertas y cerramientos en general que se enfocan en la conservación del producto a lo largo del tiempo: 

  • Resistencia a la intemperie: Si bien este elemento depende directamente del entorno del edificio en el que se ubique el cerramiento, por el clima, humedad, salinidad, exposición a la luz solar entre otras cosas, mediante los estudios de laboratorio es posible dar una idea al usuario final de cuánto tiempo podrá contar con un producto en condiciones óptimas de funcionamiento.
  • Integridad: Conformado por exámenes como la apertura y cierres repetidos, resistencia al allanamiento del sistema y resistencia a la corrosión de los herrajes, este elemento respalda el concepto de funcionalidad del producto según su uso.
  • Desempeño sísmico: Si bien no en todas las ubicaciones del país se requiere el conocimiento del desempeño sísmico, siempre es importante conocer la capacidad de los productos en este aspecto, con la finalidad de evitar tanto tragedias secundarias por el desprendimiento, como abatir costos de mantenimiento, reparación y sustitución en los edificios sometidos a estas circunstancias.
  • Desempeño a la alta velocidad eólica: Si bien fenómenos meteorológicos como los tornados y los huracanes representan un reto en cuanto a la resistencia a la carga de viento, la realidad es que hablando de seguridad, el elemento que más debe tenerse en cuenta durante estos acontecimientos no es la tormenta misma, sino la cantidad de escombros arrojados a las fachadas en estos eventos; este desempeño nos da una clara idea de la capacidad de las ventanas y cerramientos a resistir impactos de sólidos arrojados a altas velocidades.
  • Desempeño de confort

Finalmente aunque no por ello menos importante, la etiqueta nos entrega resultados respecto del desempeño en condiciones que aumentan o disminuyen la capacidad de los cerramientos a contribuir con un edificio confortable, esto en los dos elementos fundamentales de performance:

  • Resistencia acústica: Gracias a este dato sabremos cuanto aporta la ventana, puerta o cerramiento en general a la reducción del ruido exterior, con el objetivo de contar con habitaciones cómodas acústicamente.
  • Desempeño térmico: De igual manera, si bien nuestro producto sólo es una parte del rompecabezas que forma un edificio, contamos con la información necesaria para conocer el aporte térmico del cerramiento, para contar con una envolvente que permita la comodidad respecto de la temperatura, así como los requerimientos energéticos para este aspecto.

En cuanto a la presentación de la etiqueta, cabe mencionar que intenta atender a tres elementos del mercado: los técnicos, los diseñadores y el público en general; esto debido a que en cada sección del desempeño expresa los resultados de tres maneras diferentes:

  • Resultado técnico: entregándonos el dato de la clasificación del cerramiento según la norma, proveniente del laboratorio en las unidades normativas, con lo que nuestros compañeros técnicos se dan una idea del valor del producto.
  • Resistencia: Una interpretación de la clasificación del producto que nos apoya en el tema del diseño para poder darnos una idea del significado de la clasificación.
  • Comparativa: Al igual que otras normas mexicanas, nos permite conocer en el rango de posibilidades, la ubicación del desempeño de la ventana, puerta o cerramiento en general, respecto de las demás posibilidades, fundamental para todos aquellos que no manejamos los datos numéricos de la normatividad, nos apoya de manera importante en la toma de decisiones a la hora de comparar dos o más productos.

Finalmente la etiqueta incluye los datos de los laboratorios que obtuvieron los resultados expresados, lo cual consiste en un apoyo de confianza, certeza y también en el ámbito de la mercadotecnia, pues antes de la normatividad la posibilidad de colocar un producto en el mercado dependía fuertemente de la capacidad de nuestros compañeros comerciales para poder expresar y convencer al cliente respecto de la calidad del producto; sin embargo, ahora tenemos un apoyo por parte de un tercero que respalda mediante documentos firmes la calidad del desempeño de nuestros cerramientos, apoyándonos de manera comercial a la comprobación de nuestras palabras a la hora de ofrecer nuestros productos a los clientes.

Fecha de publicación: 16/08/2017

C O L A B O R A C I O N
P U B L I C I D A D
 
     
  © Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C. | contacto@amevec.mx Síguenos en: Follow Amevec on Twitter