Revista publicada por la Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C.
[  Procesos y Tecnología ]
 
Considerandos para la elección de un buen acristalamiento. Parte 1

Cuando se elabora la elección del acristalamiento para una casa o un edificio es necesario tomar en cuenta diversos puntos que permitan tener una elección adecuada y específica. La normalización de materiales que tenemos ya en puerta, busca definir mejores prácticas en la construcción, la idea también es que los proveedores de servicios cuenten con el conocimiento adecuado para especificar los materiales que ofrezcan un desempeño óptimo en cada proyecto.

Lindes ayuda a los especificadores y ventaneros a que estos considerandos se tomen en cuenta y sean óptimos en las unidades de vidrio y así logren un excelente desempeño en las edificaciones, los principales puntos a tomar en cuenta y que desarrollaremos a lo largo de algunas publicaciones son: Carga de viento, optimización de medidas estándar, transmisión, absorción y reflexión de la luz y el calor.

Los elementos descritos son características de los vidrios y no los hacen mejores o peores que otros, simplemente se deben considerar para elegir el mejor acristalamiento para cada proyecto.

Carga de viento

La carga de viento es un factor a considerar muy importante, ya que los vidrios en las edificaciones se someten a un stress por parte de los factores ambientales, lo que puede ocasionar roturas en los vidrios o que sus partes fallen prematuramente.

Un edificio se somete a dos cargas de viento principalmente:

  • Carga positiva, que es cuando el viento empuja el vidrio lo que causa que el mismo se proyecte hacia el interior de la casa o edificio, causando que las unidades se contraigan en su cara exterior y se expandan en su cara interior.
  • Carga negativa, que se da por el efecto del aire en la cara contraria a su dirección, por lo que el aire succiona las unidades de vidrio hacia el exterior causando que se contraigan en la cara interior y se expandan en la carga exterior.

Este stress debe ser considerado, y se vuelve sumamente importante cuando los vientos llegan a ser superiores a los 80 km/h, ya que la posibilidad de fractura se vuelve mayor, la media de velocidad de viento en la Ciudad de México es de 30 km/hr y en Monterrey y Guadalajara de 10 a 15 km/hr.

Un vidrio también reacciona diferente al viento de acuerdo a su tamaño, pues su área creará cierta resistencia al viento tanto en la carga negativa como positiva, creando mayor fuerza de sujeción o empuje.

No todos los tipos de vidrio reaccionan igual, un vidrio monolítico recocido se romperá mucho más fácil que un vidrio termoendurecido o templado. Y un vidrio templado puede romperse con más facilidad que un vidrio aislante templado. Para una fácil comprensión de esto podemos decir:

  • Un vidrio aislante Thermak de vidrios recocidos es el doble de resistente que un vidrio monolítico recocido.
  • Un vidrio aislante con vidrios termoendurecidos es el doble de resistente que un vidrio aislante con vidrios recocidos.
  • Un vidrio aislante con vidrios templados es más resistente que uno con vidrios termoendurecidos.

Considerar poner uno u otro tipo de vidrio tiene que ver con las especificaciones de seguridad de los inmuebles y su diseño. Las ventajas de poner un vidrio con cierto tratamiento térmico y de seguridad siempre deben compararse con el nivel de riesgo que impliquen, su tamaño y ubicación.

Para cada país existen normas de construcción y seguridad aplicables, Lindes ofrece toda la asesoría en la especificación del vidrio de manera gratuita cuando el cliente lo requiere, si tiene dudas sobre las cargas de viento o en cualquiera de los artículos de las próximas ediciones por favor contáctenos.

Lindes
www.lindes.mx
hablemos@lindes.mx
(55) 3098 7000

Fecha de publicación: 27/09/2013

C O L A B O R A C I O N
P U B L I C I D A D
 
     
  © Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C. | contacto@amevec.mx Síguenos en: Follow Amevec on Twitter