Fugas: El sangrado permanente de los edificios existentes

La eficiencia energética es una prioridad clave y desafiante para obtener ahorros tanto en nuevas construcciones como en edificios existentes. Los problemas que impiden esta eficiencia en edificios ya construidos afectan a la mayoría y generan pérdidas energéticas de billones de dólares anualmente. Fugas. Así es. Estas son las responsables, y son un problema permanente que requiere de una metodología que esté probada, ofrezca soluciones puntuales, y por ende, genere ahorros.

Un estudio del Laboratorio Nacional de Lawrence Berkeley en 2018 afirma que, de la información recopilada de un total de 1299 edificios existentes y 31.8 millones de metros cuadrados de construcción, construidos entre 1984 y 2018,  el 78% de ellos, equivalente a 1013, presentaron deficiencias de distribución térmica. Confirmando así que la mala distribución térmica afecta a un altísimo porcentaje de los edificios independientemente de su año de construcción y de los años que lleven operando. La relación de este problema con las fugas en ductos de aire, válvulas y tuberías de aguas de condensados es directa. Y el mismo estudio estima que anualmente las pérdidas relacionadas con fugas en ductos asciende a tres billones de dólares, esto sin tomar en cuenta las otras pérdidas comunes relacionadas con problemas de automatización, balanceo y cargas de refrigerantes.

Es evidente que estos problemas son comunes, generan pérdidas de dinero abismales, y afectan a todo tipo de edificios. Entonces, ¿por qué persisten?

Esto se debe principalmente a que la verificación de sistemas no es una tarea sencilla, y que frecuentemente, las incidencias más comunes pueden pasar desapercibidas sino se cuenta con una metodología probada que ayude a identificar puntualmente las causas, las documente, y ofrezca soluciones prácticas que garanticen la operación rentable y eficiente de los equipos.

Y esto es precisamente lo que resuelve el Comisionamiento:

  1. Asegura la máxima eficiencia de los sistemas instalados.
  2. Genera confiabilidad a través de métricas verificables.
  3. Reduce costos de operación.

Lo que facilita que Gerentes de Proyecto lleguen a sus metas de ahorro en energía, detectando y corrigiendo anticipadamente problemas que eventualmente surgirían como reparaciones de mantenimiento costosas en caso de no ser atendidas. Al llevar a cabo este proceso, en promedio, se generan ahorros equivalentes al 16% de los gastos en energía, los cuales tienden a persistir hasta por un mínimo de 5 años. Tomando en cuenta este ahorro energético, el retorno de inversión promedio de un proceso de comisionamiento de un edificio existente es de tan solo 1.7 años.

El resultado de atender los problemas de fugas en un edificio existente tiene el potencial de no solamente resolver las deficiencias en distribución térmica, sino de hacer una verificación exhaustiva del edificio que elimine los gastos excesivos de energía, reduzca los costos de mantenimiento, y utilice la eficiencia como estrategia para garantizar la ocupación en un mercado altamente competitivo.

El Comisionamiento es la herramienta más rentable para reducir costos de energía en edificios existentes hoy en día, y más que solo una herramienta, es una estrategia integral que demuestra el liderazgo de un proyecto y de aquellos que lo dirigen. El éxito del Comisionamiento es resultado de un trabajo en equipo entre profesionistas experimentados que comparten la excepcionalidad como objetivo. Cuando la meta es común y se cuenta con el liderazgo necesario, la eficiencia energética de un proyecto es sólo el comienzo.

Colaboración: Revitaliza Consultores

Domótica y control solar 

Los avances y tendencias que promueven la sustentabilidad en el diseño arquitectónico han venido incentivando del desarrollo de productos de control solar cada día más eficientes e inteligentes como parte de los beneficios que ofrece el aprovechamiento de la luz natural a la vez que la administración de sombras. Dos conceptos alternativos que pueden ser secuenciados dentro de un sistema inteligente para optimizar los beneficios con el fin de obtener importantes ahorros de energía.  Para ello, el sector de la domótica que ha venido desarrollando sistemas y tecnologías capaces de automatizar una vivienda, ha realizado avances importantes para que los fabricantes de productos para el control solar puedan ofrecer un mayor número de soluciones cada vez más adecuadas a las necesidades de la arquitectura. Sistemas de protección solar activos, graduables y orientables que han demostrado ser un aliado perfecto para la mejora de la eficiencia energética de los edificios.

Los crecientes estándares de construcción que impulsan el desarrollo sostenible coinciden en la necesidad de aprovechar la luz solar y evitar el sobrecalentamiento de los edificios por la incidencia solar directa en épocas de verano o en zonas donde ésta es más elevada durante gran parte del año. De ello depende en gran medida el control y la disminución de la demanda energética para climatizar los espacios. Para conseguir estos objetivos, los sistemas de protección solar son un elemento imprescindible, y en especial los sistemas dinámicos que puedan responder a las condiciones climáticas o ambientales de su entorno. La motorización e integración de estos sistemas facilitará la conectividad que permitirá una reacción cinética que provocará el efecto deseado para el que fue diseñado el producto, ya sea una persiana, una membrana, un toldo, un parasol, etc.

Las soluciones disponibles en el mercado para el control inteligente de los sistemas de protección solar son muy amplias y van desde el mando domótico cableado hasta el control mediante aplicaciones móviles (app) y asistentes de voz, pasando por dispositivos emisores de ondas radio o la combinación de todos. 

Todas estas opciones nos permiten crear diferentes escenarios que aprovechan los avances constantes en automatización para obtener un control inteligente adaptado a las necesidades del cualquier proyecto. Para ello se han desarrollado diferentes tipos de sensores que monitorizan entre otras variantes, el ciclo solar para poder programar funciones específicas inteligentes por ejemplo graduar u orientar persianas o parasoles. Estos mismos programas pueden vincularse con medidas para la protección de los edificios y de los ocupantes, aprovechamiento del agua, control de la iluminación artificial o activarse con el viento o ante la presencia de lluvia.

Los sistemas más evolucionados buscan la conectividad total con los usuarios a través de aplicaciones móviles que permiten al usuario monitorear los diferentes escenarios pudiendo accionar los dispositivos asignados por voz. La compatibilidad con Alexa, Siri y Google Assistant facilita la conectividad con los diferentes productos de modo que podamos interactuar con ellos y operarlos a criterio. Las órdenes de voz simplifican el acceso de los usuarios y en especial para aquellos que puedan tener alguna discapacidad.

Colaboración: Amevec

La elección e instalación de puertas y ventanas bajo el estándar Passivhaus

Windlock + Passivhaus

Mucho se habla últimamente de la importancia de las ventanas para el cumplimiento de los requerimientos del estándar Passivhaus. El elegir unas buenas ventanas, compromete de manera determinante la obtención de la certificación, por lo que suele haber una inclinación natural hacia productos certificados por el Passivhaus Institut, esto en un intento de garantizar la obtención de los resultados, sin embargo, al buscarlos nos damos cuenta de que, en México, no son fáciles de encontrar. 

La mayoría de los productos certificados van dirigidos a climas mucho más extremos que los que tenemos en México, por lo que, el adquirir este tipo de productos, sería equiparable a comprarse un traje de esquimal para ir de día de campo a la Marquesa; y que no se me malinterprete, definitivamente nos ayudarán a cumplir (en exceso) el requerimiento del estándar, pero el que saldrá perjudicado será nuestro bolsillo al adquirir un producto más costoso de lo necesario. “Mientras más aislante, mejor” no es siempre la mejor idea.

En el tema particular de la elección de los vidrios, suele ser algo similar o incluso más delicado que el punto anterior. El elegir un vidrio con el valor U exageradamente bajo, puede provocar un sobrecosto sin sentido en tu proyecto; elegir un vidrio con un valor g exageradamente bajo, puede provocar que en invierno no entre la suficiente radiación solar por las ventanas para mantener tu casa a una temperatura confortable y, si por el contrario, el valor g es muy alto, puede existir un sobrecalentamiento en verano.

La hermeticidad de las ventanas también juega un papel fundamental: de nada serviría encender el aire acondicionado del coche si no he cerrado las ventanillas primero; pero aquí no solo entra en juego la buena elección de herrajes (de los cuales también se habla cotidianamente), sino también la instalación.

La instalación de manera tradicional con espumas de poliuretano y selladores ya no son suficientes. El contar con elementos de instalación como sistemas de montaje a pared, cintas expansivas y cintas de sellado se vuelve ahora imprescindible para lograr una estanqueidad apta para superar las pruebas blower door. La instalación de las ventanas suele ser un punto crítico por las posibles infiltraciones y los puentes térmicos generados. Recuerda que, de nada sirve tener la mejor ventana, si ésta está mal instalada.

En Windlock, además de contar con consultores certificados Passivhaus, sistemas de ventanas adaptables a cualquier clima y cintas expansivas y de sellado para una correcta instalación, contamos también con la experiencia de haber instalado satisfactoriamente las ventanas del primer proyecto residencial certificado Passivhaus en Latinoamérica y único en México.

Acércate a los expertos. Windlock: la única solución en ventanas para tu proyecto Passivhaus.

Publireportaje: Windlock

Sustentabilidad y confort, factores clave de una construcción eficiente

Hablar de sustentabilidad es hablar de una realidad consciente sobre las necesidades ambientales del planeta que requieren ser enfrentadas velozmente desde todos los frentes posibles; el sector construcción no es la excepción, tras el paso de los años se han marcado las nuevas tendencias arquitectónicas y de construcción sustentable que son la pauta para llevar a cabo proyectos transformadores que generen soluciones capaces de otorgar una mejor calidad de vida con mayores beneficios sin comprometer al medio ambiente.

Ahora que nos encontramos en una era post-pandemia, estamos en un terreno listo por ser redescubierto, tenemos la oportunidad de mejorar las antiguas prácticas con el propósito de seguir construyendo una nueva normalidad. 

Hoy en día mantenernos actualizados en temas de interés es relevante para evolucionar como sociedad, por este motivo y como aspecto clave del sector, llevaremos a cabo la segunda edición del Congreso de Sustentabilidad, Confort y Eficiencia en Fachadas de Vidrio, el cuál es realizado por la Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos A.C con el apoyo de Expo CIHAC.

Dicho Congreso está enfocado en aportar conocimientos sobre las bondades que ofrece el vidrio como material de construcción y demostrar como ha tomado fuerza, relevancia y preferencia en las últimas décadas al brindar no solo seguridad y protección, si no también confort y conexión con el exterior. De igual forma se hablará sobre aquellos procesos a los que es sometido el vidrio posterior a su fabricación con la intención de añadirle valor y mejorar su desempeño, convirtiéndolo así en un material altamente eficiente con propiedades de aislamiento térmico que contribuyen a la eficiencia energética.

El foro se encuentra estructurado por tres paneles de dialogo fluido, donde convergirá la sólida participación de empresas del sector, relacionadas a la producción, procesamiento e instalación de vidrio y sistemas de acristalamiento para fachadas, donde cada una representadas por profesionales y líderes expertos estarán compartiendo su conocimiento y experiencias orientadas a temas de importancia sobresaliente como las innovaciones, retos y mejores prácticas de la industria.

El Congreso de Sustentabilidad, Confort y Eficiencia en Fachadas de Vidrio se encuentra dirigido hacia una diversidad de perfiles profesionales dentro de las ramas de arquitectura, construcción e ingenierías, ya que su prioridad es seguir fomentando el aprendizaje y reforzar firmemente por qué el vidrio es un elemento clave en la construcción de fachadas, mejorando el rendimiento del proyecto, desarrollando buenas prácticas dentro de la cadena de valor y logrando una eficiencia que posteriormente será traducida en ahorros energéticos y económicos, además de ser amigable con el ambiente reduciendo el impacto de  CO2.

Te invitamos a que nos acompañes el próximo miércoles 12 de octubre a las 12:00 pm en el Salón Amevec dentro del marco de Expo CIHAC. Súmate a nuestro compromiso y juntos continuemos promoviendo el desarrollo eficiente del sector de la construcción sustentable en México.

Colaboración: Nancy Pérez, Vitro Vidrio Arquitectónico

Editorial

Un modelo de construcción sustentable

La construcción de viviendas y edificios consume un tercio del gasto total de energía en el mundo. El constante incremento de su costo ha venido ampliando la franja de pobreza energética en todos los países obligando a las familias a destinar una mayor cantidad de recursos económicos a este rubro poniendo en riesgo su subsistencia. Aunque los esfuerzos de los gobiernos por paliar mediante subsidios esta situación adversa generan buenos beneficios en la imagen de los políticos y materiales a corto plazo para los usuarios, a la larga, resultarán insostenibles para cualquier economía si no se acompañan de un cambio radical en los paradigmas con los que construimos.

Esta situación ha pasado de ser una anomalía a ser una constante en nuestras vidas que nos obliga a reconsiderar el modelo de construcción voraz vigente aún en muchos países por otros que privilegien la eficiencia energética de los edificios como elemento diferenciador y protagónico. Es en este contexto en el que aquellas empresas que pueden influir positivamente en estos cambios necesitan focalizar de forma activa sus esfuerzos y compartir sus conocimientos y experiencias dentro de plataformas comprometidas con estas causas. El liderazgo de las marcas debe dejar a un lado el protagonismo comercial para impulsar de forma altruista el interés común de la humanidad.

Necesitamos incentivar estos cambios fundamentales en los malos hábitos de construcción de forma voluntaria antes de que la amenaza de un futuro nefasto nos alcance. Para ello, solo necesitamos incentivar el valor de compra de construcción relacionándolo directamente con el ahorro energético, el aislamiento térmico y acústico que impacta directamente sobre nuestra percepción de calidad de vida, además de, nuestra economía familiar o corporativa en el tiempo.

Producir energía más sustentable será una medida positiva pero nunca tendrá el mismo efecto, de no requerirla o requerir una energía mínima para climatizar los espacios. Una condición posible y alcanzable asumiendo e implementando los avances alcanzados en el desarrollo de productos cada día más eficientes que alcanzarán su máximo desempeño dentro de un contexto de integración bajo un modelo probado de construcción sustentable. Un estándar de construcción que puede llevar muchos nombres pero que definitivamente coincidirán en darle a la envolvente del edificio la responsabilidad del aislamiento para alcanzar la eficiencia térmica reduciendo la demanda.

Desde la Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos A.C, hemos querido contribuir con todas estas iniciativas compitiendo la plataforma que ofrece el Salón AMEVEC dentro del marco de Expo CIHAC para dar visibilidad a todos los esfuerzos que se han venido emprendiendo desde el sector empresarial, académico, institucional y social para provocar estos cambios. Queremos ser catalizadores de una nueva realidad donde podamos sumar capacidades y fuerzas para influir positivamente en la creación de un mejor futuro para la humanidad desde el poder que nos da elegir ser parte actica y comprometida.

Acércate con nosotros, tenemos espacio para ti.

José Manuel Barceló, Presidente de AMEVEC

Las fachadas cinéticas en la arquitectura biomimética

Nada en la naturaleza es casual, todo cambio es motivado por una razón o representa una respuesta proactiva hacia un entorno agresivo y cambiante. Soluciones evolutivas para enfrentar problemas que en el caso de la arquitectura nos puede mostrar el camino hacia nuevas ingenierías y diseños probados en la naturaleza para resolver complejos problemas que nos sobrepasan con eficiencia. Fruto de esta observación nace la arquitectura biomimética como una forma de recrear estas soluciones sostenibles de forma artificial en nuestro entorno arquitectónico conscientes de que la naturaleza ya resolvió el problema. No se trata únicamente de replicar formas sino de analizar y comprender enteramente su funcionamiento, así como las motivaciones que provocaron estas respuestas con el fin de poder implementar la experiencia en nuestras edificaciones para hacerlas más eficientes y funcionales.

Para la arquitectura biocmimética la envolvente del edificio es un todo que no distingue entre muros y techo. Considera ésta como una interfaz continua que nos aísla del exterior y es responsable de cómo nos afectan los factores ambientales y de las demandas de confort térmico de los ocupantes, es decir considera la envolvente del edificio como un sistema de moderación ambiental. Fachadas arquitectónicas que cambian dinámicamente hacia superficies en constante movimiento que conocemos como fachadas responsivas o cinéticas.

Las fachadas responsivas o cinéticas se convierten en una envolvente viva que se comporta de manera similar a la piel humana. Adaptan su forma, aspecto o color de manera receptiva o sensible. Una fachada que interactúa con el edificio y el entorno respondiendo a las condiciones climáticas que prevalecen en cada momento. Este tipo de fachadas interactúan con la luz, el aire, la energía, e incluso la información. Pueden responder ante la necesidad de reducir la ganancia solar o permitir el paso del aire fresco al edificio para regular la temperatura en el interior. Los elementos móviles de la fachada pueden ser programados para responder a factores climáticos y ambientales, tiempo, niveles, tipo de ocupación y así sucesivamente para mejorar el rendimiento y la eficiencia. Dentro de este esquema encontramos fachadas de vidrio integradas con sistemas de protección solar dinámicos que responden a la incidencia solar directa bloqueando los rayos UV o proyectando sombras sobre la superficie. El control lumínico que brindan estos sistemas también contribuye al aprovechamiento de la luz natural.

Colaboración: Amevec

Certificación WELL

Si consideramos que pasamos mas del 90% de nuestro tiempo en espacios cerrados donde vivimos, trabajamos o nos relajamos entenderemos los efectos que estos pueden tener sobre nuestra salud, bienestar y productividad. Una situación que debe ser valorada ampliamente si consideramos que la salud es un estado de bienestar físico, mental y social completo y no simplemente la ausencia de enfermedad como la describe la OMS. Para evaluar la calidad de estos espacios dentro de un proceso controlado de verificación nace la certificación WELL conocida por sus términos en inglés como WELL BUILDING STANDARD. 

El modelo o estándar WELL es gestionado por el International WELL Building Institute y certificado por el Green Business Council Inc. (GBCI) al igual que en el caso de LEED®. A diferencia de éste, WELL es la primera herramienta de evaluación de edificios centrada en el bienestar y la salud de sus ocupantes o usuarios. Se trata de un modelo de certificación que prioriza el confort de los usuarios, y analiza la relación entre la salud y el entorno construido en que habitamos y trabajamos que cada día tiene más peso en la toma de decisiones de los individuos en favor de una vida saludable y un mayor nivel de bienestar.

La certificación WELL ha desarrollado un sistema de puntuación o calificación dinámico para edificios y comunidades que permite identificar, medir y monitorizar las características de los espacios construidos que impactan en la salud y el bienestar de los ocupantes. Es la primera certificación centrada exclusivamente en estos aspectos, basada en el rendimiento y no en la prescripción. Una certificación que ha ido evolucionando y que en su última versión consta de 10 áreas de actuación, que incluyen una serie de puntos obligatorios que se deberán cumplir y otros opcionales para poder aspirar a recibir la certificación. Es esta última versión, más inclusiva y flexible que las anteriores al reducir el número de puntos obligatorios fomentando la disposición por cumplir con una mayor adopción de medidas optativas u opcionales. 

LOS 10 CONCEPTOS DEL WELL BUILDING STANDARD

Aire

El primer concepto tiene como objetivo la eliminación de los contaminantes del aire, prevención de la contaminación y purificación del aire. Para ello se definen estrategias para mejorar la calidad del aire que respiramos eliminando las fuentes de contaminación y fomentando las medidas para el filtrado del mismo.

Agua

Bajo este concepto se busca crear las condiciones de tratamiento y purificación que permitan mejorar la calidad del agua facilitando el acceso de los usuarios al líquido vital dentro de un esquema de distribución puntual y eficiente.

Alimentación

Este concepto prioriza las acciones para brindar a los ocupantes de estos espacios de opciones alimenticias saludables, así como, busca la promoción de una alimentación sana. Para ello se fomenta la disponibilidad de frutas y verduras de fácil acceso y se impulsa la transparencia nutricional para motivar la elección más saludable de alimentos

Iluminación

La iluminación es uno de los conceptos más perceptibles y valorados por los usuarios de estos espacios. Para ello, se promueve el diseño de ambientes que ofrezcan las mejores condiciones de luz natural y cuenten con los sistemas eficientes y de calidad para iluminación artificial de los espacios de forma que se garantice el confort, la lucidez y la calidad del sueño nocturno de los usuarios.

Movimiento 

La salud de los individuos depende en buena parte de su movilidad. Fomentar la actividad física para evitar aptitudes sedentarias es otro de los objetivos de WELL. Para ello se definen estrategias y planes que brinden una oportunidad a los usuarios para crear y mejorar las oportunidades de realizar actividades físicas a través de los espacios donde vivimos, aprendemos, trabajamos y jugamos.

Confort térmico

Las acciones para climatizar los espacios y reducir la demanda energética evitando pérdidas de calorías o frigorías tiene como objetivo alcanzar un confort térmico que permita aumentar la productividad. La adecuación de productos y tecnologías que buscan la eficiencia energética será fundamental para alcanzar el objetivo.

Confort acústico

Los efectos del sonido o el ruido sobre las comunidades afectan su salud y privacidad. La adecuación de los espacios para maximizar el aislamiento y mejorar la absorción acústica ayudará a mitigar los efectos nocivos del ruido. Serán especialmente evaluadas las medidas que eviten además, la intrusión de ruido del exterior, favorezcan la privacidad en los espacios y reduzcan el tiempo de reverberación del sonido.

Materiales

El análisis minucioso de los materiales que se integran a la construcción para reducir la exposición de las personas a componentes contaminantes que puedan perjudicar su salud es otro de los 10 conceptos principales.

Mente

Diseñar esquemas que fomenten la salud emocional y cognitiva de los ocupantes mediante estrategias de diseño, tecnología y tratamientos de apoyo es un objetivo necesario dado el tiempo en el que permanecemos en estos ambientes. Mejorar la percepción espacial a través del amor y respeto del medioambiente que supone la unión con la naturaleza, además de, la incorporación de políticas para el bienestar corporativo es otro de los puntos a considerar.

Comunidad

El objetivo de este concepto es crear una comunidad inclusiva e integrada a través de una cultura de salud y de justicia social que impulse el compromiso cívico con estos valores y el diseño accesible que permita eliminar barreras físicas para personas con minusvalías. Una cultura de salud para todos.

Con la obtención de la Certificación WELL cualquier proyecto se asegura que el entorno construido cumple con los estrictos criterios de sostenibilidad, salud y bienestar detallados en el Well Building Standard. Más allá de las dificultades con las que podamos enfrentarnos durante el proceso, WELL nos ofrece la herramienta para conseguir con éxito la certificación. Una decisión que mostrará el compromiso social y medioambiental de nuestra empresa para alcanzar todos estos objetivos de bienestar.

Colaboración: Amevec

Arquitectura bioclimática

La arquitectura bioclimática busca mantener el confort térmico con el mínimo consumo de energía posible, para ello, desde su fase inicial de diseño buscará adaptarse a las condiciones climáticas de su entorno aprovechando los recursos naturales a su alcance como el sol, el viento o la vegetación para creas una construcción sustentable o sostenible. Aunque sus conceptos fundamentales son compartidos por los sistemas de construcción conocidos como verdes, la arquitectura bioclimática se enfoca en definir estrategias de diseño que deben perseguir y cumplir con objetivos muy puntuales:

  • Reducir la demanda energética del edificio para climatizar los ambientes.
  • Mejorar la calidad y la salubridad del ambiente en interiores. (temperatura, humedad, renovación y calidad del aire)
  • Reducir el consumo de combustibles fósiles (petróleo, carbón, gas natural y gas licuado del petróleo). Fomenta el uso de energías renovables.
  • Disminuir la emisión de gases de efecto invernadero y contaminantes.
  • Reducir el consumo de agua y de energía para iluminar los espacios.

Para poder cumplir con estos objetivos la arquitectura bioclimática ha desarrollado una serie de estrategias que podemos clasificar en dos grupos: medidas pasivas y activas que pueden se implementadas de forma individual o combinadas para obtener los mejores resultados. Un conjunto de acciones que se enriquecen constantemente fruto de la experiencia del diseñador y las aportaciones constantes de la tecnología. 

Las estrategias pasivas de diseño buscan aprovechar las condiciones naturales del entorno en beneficio de la construcción. La orientación, el tamaño y la altura del edificio, así como la comunión con la vegetación circundante que pueda ofrecer sombra y protección al viento es una de las medidas más elementales que podemos reforzar integrando elementos que proyecten sombra sobre la fachada como aleros y pérgolas. El diseño de fachadas ventiladas puede contribuir a controlar de forma pasiva la temperatura de la envolvente, además de, la elección de colores claros en el diseño para evitar en parte su sobrecalentamiento.  El tamaño de las ventanas, su cantidad, tipo de aperturas y en especial los vidrios dado su grado de exposición a la incidencia solar directa. Finalmente, el adecuado aislamiento de la cubierta, los muros y el piso considerando evitar los puentes térmicos propios de la continuidad uniforme de la envolvente dentro del proyecto, son otros aspectos pasivos a considerar entre otros que podemos rescatar de la arquitectura tradicional.

La captación y aprovechamiento de aguas pluviales, así como, el diseño de sistemas de ventilación natural que consideren la renovación frecuente del aire en espacios interiores son otras de los que deberemos considerar dentro del diseño de las estrategias pasivas que deberán ser proyectadas. La instalación de domos y tragaluces, así como, la distribución de ventanas como resultado de un adecuado estudio de soleamiento de las fachadas nos dará la oportunidad de aprovechar la luz natural en todo momento.

Las estrategias activas de diseño complementarán las pasivas mencionadas para acercarnos a los objetivos que nos hemos planteado. Se trata de productos e instalaciones cuyo resultado depende de una acción consciente del individuo o de una respuesta a las condiciones climáticas del entorno. En este ámbito podemos relacionar algunas entre otras que serán especialmente eficientes.

  • Sistemas de captación solar para producir agua caliente.
  • Sistemas de captación solar para producción de electricidad.
  • Sistemas de control solar activos como persianas toldos, etc
  • Suelo radiante.
  • Estructuras termoactivas.
  • Pared fría con conductos de agua fría.
  • Aerotermia
  • Ventilación mecánica con recuperación de calor.
  • Geotermia
  • Sistemas de cogeneración de energía.
  • Iluminación de bajo consumo.
  • Ahorro de agua con recuperación de aguas grises

Pensar en arquitectura bioclimática genera hábitos de vida sostenibles al lograr un uso racional de la energía y demás recursos. Estos beneficios pueden elevarse potencialmente cuando transitamos hacia un nuevo concepto más ordenado y direccionado para acompañar desde el inicio nuestro proyecto. Se trata de exitoso estándar de construcción de Casas Pasivas o Passivhaus que será motivo de otros artículos en esta revista.

Colaboración: Amevec

Entrevista a Celia Navarrete, Directora de Expo Cihac

Hoy quisimos acercarnos con una de las personas más informadas del sector de la construcción. Su experiencia como directora del mayor evento de la construcción en México y América Latina, así como su cercanía con la proveeduría del sector, fruto de sus relaciones nacionales e internacionales, dan un valor especial y muy confiable a sus opiniones y recomendaciones. Después de un largo periodo de pandemia del que hemos salido totalmente desorientados, nos pareció interesante conocer sus puntos de vista en relación con varios temas que nos preocupan a todos.

¿Cómo ves el sector de la construcción en México?

El sector de la construcción es uno de los más importantes en la economía del país, pues toda la cadena de valor del sector aporta alrededor del 6% del Producto Interno Bruto nacional. Aún cuando en los indicadores de los últimos meses se ha visto un crecimiento ponderado de 2.5%, todavía no logramos recuperar los niveles que teníamos en 2018. Por otro lado, los diversos factores que alteran las cadenas de suministro, como la invasión de Rusia a Ucrania y los cierres de actividades por COVID en países como China, han presionado los precios de muchos insumos, entre ellos los materiales para construcción, lo cual nos afecta a todos como sector al encarecerse los proyectos. 

Sin embargo, hay ejes que seguirán impulsando al sector en nuestro país, como el desarrollo de vivienda y todo lo que detona a su alrededor. La industria se ha orientado hacia prácticas mucho más conscientes del ambiente, por lo que el enfoque de construcción sustentable será sin duda un eje rector en este y los años venideros.

Desde Expo CIHAC, buscamos generar las conversaciones que urgen al sector, en la búsqueda de soluciones, el sector de la remodelación de vivienda crecerá 25% elevando un 15% la venta de materiales ligeros para la construcción y cabe destacar que la edificación residencial utiliza el %76 de insumos nacionales. Aquí radica la importancia de tener una plataforma de negocios que maximice la visibilidad de todos estos materiales e innovaciones. 

¿Cómo se mantuvo presente Expo CIHAC durante la pandemia y cuáles las experiencias y aprendizajes les dejó?

Durante estos años de pandemia, Expo CIHAC aceleró sus procesos de transformación digital para ofrecer soluciones que la gente buscaba en el sector. No solo organizamos series de Webinars y una plataforma sólida de contenidos que busca dar seguimiento a los temas más novedosos o apremiantes del sector, en materia de arquitectura, diseño, ingeniería y construcción, desarrollos tecnológicos, etc., sino que nos subimos de lleno a esta ola para ofrecerle a nuestra comunidad la oportunidad de seguir conectando y seguir compartiendo conocimientos. 

En 2020 y 2021 Expo CIHAC se llevó a cabo de forma digital, con muy buenos resultados. En cada uno de esos años, nuestros programas de contenidos abarcaron varias ramas como BIM, World of Concrete y The Construction Summit, con un promedio de más de 40 sesiones de contenidos cada año.

Hoy sabemos que el mundo digital llegó para quedarse y que, aunque nunca sustutuirá a la fortaleza de las reuniones presenciales, nos da la oportunidad de llegar a más personas, de conectar a quienes están más lejos, de escuchar más y de crear comunidades que trasciendan todo el año.

¿Cómo valoras los resultados obtenidos en la plataforma digital de Expo CIHAC?

Los resultados fueron bastante buenos, tanto para nosotros como para las comunidades a las que servimos. En todo siempre existe una curva de aprendizaje, tanto para nosotros como para nuestros usuarios, pero el haber empleado una plataforma intuitiva y fácil de usar, hizo que la participación fuera más sencilla. Las plataformas digitales permiten, además, tener resultados medibles de todas las interacciones entre los visitantes y patrocinadores.

¿Qué efecto tuvo la colaboración con AMEVEC para la organización digital del primer Congreso  de Sustentabilidad, Confort y Eficiencia en Fachadas de Vidrio?

La colaboración con AMEVEC fue fundamental para el éxito del Primer Congreso Sustentabilidad, Confort y Eficiencia en Fachadas de Vidrio. Una vez más nuestra alianza rindió buenos frutos, gracias a su grado de compromiso y aportaciones, no solo en la generación del programa, sino en las tareas de coordinación y logística, de la mano de nuestro equipo. El alcance de AMEVEC y su capacidad para contactar con los jugadores clave del mercado sin duda es uno de los pilares de esta exitosa alianza.

¿Como ha respondido el sector a la invitación a participar nuevamente en el evento de forma presencial?

La verdad, ¡muy bien! Hemos comprobado con mucha alegría que todos están ansiosos de regresar, de vernos físicamente y ya no detrás de una pantalla. Las empresas están deseosas de mostrar sus soluciones y productos, y comprobamos una vez más que no hay nada como los eventos cara a cara. Somos seres sociales y siempre necesitamos conectar con los demás, así que la respuesta ha sido muy favorable. Por supuesto, todo esto se dará bajo los más altos estándares de cuidado de la salud, higiene y limpieza, a los que estamos comprometidos como corporación internacional, en conjunto con el recinto y nuestros proveedores.

¿Cómo integran la experiencia digital con el evento presencial?

En este año en el que ya todos estamos ansiosos de reencontrarnos físicamente, las experiencias digitales nos ayudan a mantener el engagement en nuestras comunidades a través de distintos temas que son cruciales en el evento. Hemos creado un “Journey” de eventos digitales que abordarán, a lo largo del año, temas clave relacionados con nuestros principales verticales y que nos permitirán confluir en el piso de exhibición de Expo CIHAC para seguir explorándolos con mayor profundidad. 

Nuestros eventos digitales son, pues, el principio del viaje para tener encuentros de mayor riqueza dentro de Expo CIHAC.

¿Qué nuevas experiencias pueden ofrecer los eventos presenciales para atraer visitantes?

Creo que la palabra “experiencia” es clave aquí, pues es una de las cosas más importantes que podemos generar en un evento presencial. Facilitar encuentros seguros cara a cara es esencial, pero también estos últimos dos años nos enseñaron que tenemos que ser más creativos y dinámicos con nuestros programas de contenidos y con la forma en la que facilitamos las interacciones. Los expositores también jugarán un rol clave, pues las actividades que realicen en sus stands, el lanzamiento de productos o nuevas tecnologías y la posibilidad de vivirlas definirán este concepto global de experiencia. Sin duda todos, organizadores y expositores, estaremos buscando generar un mayor impacto en nuestros visitantes, de formas seguras.

¿Cómo nació su alianza con AMEVEC para impulsar el concepto de Casa Pasiva AMEVEC y por qué?

Para expo CIHAC es importante mantener alianzas con las Cámaras y Asociaciones más relevantes del país, pero sobre todo con aquellas que se muestran interesadas por el crecimiento del sector y la innovación es así como encontramos a la Asociación de Ventanas y Cerramientos AMEVEC un aliado que siempre está un paso delante, ocupado en darle visibilidad a un gremio que aporta gran valor la industria de la construcción y el concepto de CASA PASIVA colabora para alcanzar los estándares de sustentabilidad que nuestra industria requiere alcanzar para cumplir la agenda de desarrollo sostenible 2030. 

¿Cómo definiría este espacio de Casa Pasiva AMEVEC?

El espacio de Casa Pasiva AMEVEC es un espacio conceptual destinado a mostrar las soluciones y los principios de diseño que constituyen uno de los más altos estándares en construcción sustentable y eficiencia energética. A través de visitas guiadas, los visitantes podrán conocer las soluciones que constituyen este estándar. Se trata de un espacio concebido para ver, tocar y entender cómo dar el siguiente paso en materia de eficiencia y confort térmico. 

¿Cómo se integran las diferentes proveedurías a este concepto? ¿Está limitado al sector de la ventana y el cerramiento o es una plataforma transversal e incluyente? 

El concepto de Casa Pasiva AMEVEC no se restringe solamente al sector de la ventana y el cerramiento, pues no es el único sector involucrado en estos principios que buscan lograr la máxima eficiencia energética, aunque cabe destacar que el contar con puertas y ventanas eficientes es uno de los principios claves de este estándar, pues el 45% de la energía que se emplea para lograr un clima adecuado al interior de los espacios se pierde debido a que estos elementos no son eficientes.

Además de elementos para el control solar pasivo y el manejo de sombras, como persianas o pérgolas, que también ayudan al mantener temperaturas agradables al interior, en este espacio entran también elementos constructivos básicos que corresponden a la envolvente opaca: muros, plafones, pisos y techos, así como sistemas de ventilación adecuada y elementos que ayudan a eliminar puentes térmicos. 

A su vez, las alternativas para generar tu propia energía o ahorrar en el consumo de gas, como los paneles o calentadores solares también tienen un lugar aquí, pues son elementos que también contribuyen a lograr una mayor eficiencia energética y un menor consumo, ambos principios básicos de este concepto. 

Hay otros aspectos relacionados con la sustentabilidad y la eficiencia que se integran en este concepto, como los sistemas de captación de agua pluvial, purificadores de agua, nidos de lluvia, así como la iluminación y baños más eficientes, la automatización de espacios al interior para lograr espacios de confort, pinturas reflectivas, etc.

¿Qué pueden esperar los profesionales preocupados por la sustentabilidad de este espacio?

Este espacio será una muestra tangible e inspiradora de iniciativas y soluciones que, en materia de sustentabilidad, pueden implementar en sus proyectos. Les permitirá ampliar su portafolio de opciones para lo que los clientes ya están buscando. El cambio climático es una realidad, y el futuro de la construcción no es mañana… está aquí y es ahora. 

¿Cómo podemos las empresas y profesionales de la construcción apoyar esta iniciativa?

La mejor forma es, por supuesto, participar mostrando las soluciones sustentables con las que cuenta su empresa, pues este es el espacio ideal para atraer más clientes y generar una experiencia positiva e inmersiva. Además, ¡vengan a conocer este espacio, inviten a más personas, inviten a sus clientes! No se pierdan, además el programa de contenidos que preparemos en torno a este espacio: el Primer Congreso de Casa Pasiva, además del Segundo Congreso de Sustentabilidad, Confort y Eficiencia en Fachadas de Vidrio. 

Colaboración: Amevec

¿Cómo influye la ventana en la sostenibilidad y eficiencia de la vivienda?

La sostenibilidad y la eficiencia energética suenan con fuerza en la mayoría de sectores industriales, incluido el de la construcción. Teniendo en cuenta que en México las edificaciones son responsables del 18% del consumo energético y de en torno al 12% de las emisiones de CO2, es necesario tomar medidas para cambiar esta situación. Cada vez son más las instituciones, empresas fabricantes y ciudadanos conscientes de esta transformación, pero todavía queda mucho por hacer. 

El cambio de ventanas suele ser una de las principales acciones a llevar a cabo cuando se quiere mejorar la eficiencia energética de la vivienda. La razón es que se trata de una obra sencilla de ejecutar con la que se consigue un ahorro energético considerable y proporcional al gasto que conlleva este tipo de actuaciones. Partimos de que las ventanas comunican el interior con el exterior, siendo el punto más débil de la envolvente térmica en términos energéticos, por lo que su sustitución puede reducir las pérdidas energéticas de una vivienda hasta en un 70%. Para que esto sea así debemos tener en cuenta algunos aspectos: 

  • Valor U de la carpintería: cuanto más bajo sea, mayor será el aislamiento térmico que proporcionará la ventana a la vivienda. Según las necesidades del proyecto y nuestra zona geográfica, deberemos exigir un valor u otro. 
  • Refuerzo de la ventana: el refuerzo no solo va ligado a la resistencia de la ventana, sino que influye en la durabilidad de sus prestaciones, e indirectamente en la sostenibilidad. Ya que cuanto mayor sea la vida útil de un producto, menos desperdicios se generan. 
  • Una correcta instalación: llevada a cabo por profesionales, porque de nada sirve una gran ventana si después está mal instalada. Existen metodologías, como por ejemplo Passivhaus, en las que la instalación es fundamental. En este caso se busca reducir al máximo los puentes térmicos, instalando la ventana por la línea del aislamiento y haciendo uso de cintas de expansión, con las que evitar posibles holguras, filtraciones indeseadas, etc. 

La mejora energética que se obtiene en la vivienda con el cambio de ventanas influye tanto en el confort del usuario final como en la sostenibilidad de la vivienda. Reducir las pérdidas energéticas repercute directamente en el uso de aparatos refrigerantes, ya que la temperatura interior se mantiene estable durante mucho más tiempo. Si tenemos en cuenta que en 2019, el uso de aires acondicionados era la causa del 71% de las emisiones contaminantes en México, el cambio de ventanas se convierte en una de las acciones con las que combatir estos datos. 

Desde KÖMMERLING®, líderes en la fabricación de sistemas de ventanas de PVC, apuntan que “el sector de la construcción no solo debe poner el foco en la estética del proyecto, sino en el confort del usuario final, convirtiendo la eficiencia energética en un valor añadido”. En esta misma línea ya existen certificaciones como BREEAM o Passivhaus, en las que la instalación de ventanas de altas prestaciones es fundamental para alcanzar los requisitos de eficiencia energética. 

Si tenemos en cuenta las emisiones de efecto invernadero que generan los edificios y que México se ha comprometido a reducir para 2030 sus emisiones en un 22%, resulta imprescindible que el sector de la construcción adquiera un compromiso con una nueva forma de edificar: más eficiente y sostenible. 

Ser sostenibles es ir más allá 

Cuando hablamos de sostenibilidad en un proyecto no basta con instalar productos o sistemas que nos aseguren el buen comportamiento energético de la vivienda, sino que debemos llevar la sostenibilidad a otra dimensión.Interesarnos por cómo es la producción de esas soluciones constructivas, cómo actúan las empresas que las fabrican. Hacernos preguntas como, ¿utilizan una materia prima respetuosa con el medioambiente? ¿generan residuos? ¿qué hacen con ellos? ¿cómo es su política de reciclaje? Algunas de estas preguntas podemos contestarlas pidiendo la Declaración Ambiental de Producto (DAP) de la solución que vamos a instalar en nuestro proyecto. Por ejemplo, en el caso de KÖMMERLING® cuentan con DAP’s específicas de varios de sus sistemas de ventanas, en las que podemos ver el impacto medioambiental del perfil durante todo su ciclo de vida. 

Cuando hablamos de sostenibilidad debemos ir más allá, no basta con elegir soluciones sostenibles, sino que es necesario que todo su proceso productivo también lo sea. No es lo mismo la energía que consume un producto durante su fase de uso que la energía embebida, que es aquella que consume durante su producción, uso y deshecho. Por eso no debemos quedarnos únicamente con el dato de lo que consume o emite un producto durante su vida útil, sino extrapolar esto a todo su ciclo de vida.  

Solo colaborando con empresas y fabricantes de soluciones que pongan en práctica un modelo circular en sus procesos productivos, podremos cambiar realmente el sector de la construcción. Fabricar sostenible para construir sostenible e impulsar modelos de vida más sostenibles.

En definitiva, en este artículo hemos podido ver cómo la elección de las carpinterías de un proyecto, pese a ser uno de los múltiples elementos que conforman un edificio, tienen un papel crucial tanto en su eficiencia energética como en su sostenibilidad. 

Publireportaje: Kömmerling
www.kommerling.mx