Skip to content

Curvado de perfiles de aluminio para la fabricación de ventanas

La fabricación de ventanas de aluminio curvas es un proceso complejo y altamente especializado que afecta a todos los perfiles que se integran al diseño requerido. Para realizar estos diseños será necesario curvar marcos, hojas y junquillos de forma independiente y con diámetros diferentes. Este será un proceso lento que requerirá de una gran precisión.   

Las ventanas curvas por su elaborado y personal diseño forman parte de lo que se denomina ventanas especiales. Este tipo de ventanas por sus características están limitadas en sus medidas de fabricación por las propiedades y diseños de los perfiles y por los procedimientos o maquinas a nuestro alcance para realizar este trabajo. 

Durante el proceso de curvado los perfiles se someten a un esfuerzo estructural controlado que tiene como consecuencia su deformación. Para realizar el mismo intervienen muchos factores, como el espesor de los perfiles, el temple, la temperatura ambiente y la elasticidad de los mismos. La conformación de una curva varía conforme al tipo de perfil y al sentido de la curvatura. Este proceso exige el control de las deformaciones en la cara interior o cóncava de la curva que recibe el esfuerzo de compresión y en la cara exterior o convexa que recibe el esfuerzo de tracción. Si estas fuerzas contrapuestas sobrepasan ciertos límites se pueden producir fisuras, desgarramiento y deformaciones en el perfil que pueden afectar su comportamiento estructural y su apariencia. Hemos de tener en cuenta que cuando un perfil se dobla pierde grosor en las partes curvas más externas por efecto del estiramiento lo que ocasiona un aumento de la sección en las internas por la acumulación de presión. Los límites establecidos para el curvado de una ventana dependerán del tipo de perfil, color, radio y arco a realizar. Aunque en términos generales se pueden doblar perfiles en cualquiera de los sentidos de su geometría los radios de curvatura mínimos varían según su forma, espesor y las limitaciones de los equipos que empleemos en el proceso. En este sentido es recomendable realizar un estudio previo de factibilidad antes de iniciar cualquier proyecto.

El procedimiento más usual para el curvado de perfiles de aluminio es un proceso en frio realizado normalmente mediante un juego de tres rodillos o cilindros deformadores controlados hidráulicamente que someten los perfiles a un proceso de deformación controlada que limita las tensiones excesivas en las caras traccionadas y las comprimidas del perfil. Frecuentemente muchos talleres fabricantes de ventanas suelen realizar estos trabajos con medios muy elementales que ellos mismos han desarrollado. Dado el nivel de dificultad de estos trabajos y el grado de especialización requeridos es recomendable dejar esta tarea exclusivamente a los profesionales en el curvado de perfiles y contar con equipos diseñados por fabricantes de maquinaria confiables.

Colaboración: AMEVEC

Comparte este artículo:
Artículo publicado en
Edición 36
Edición 36

Contenido de esta edición

Editorial
Como elegir el vidrio adecuado para tu proyecto
Pérgolas bioclimáticas, minimalistas y funcionales
Cortinas de vidrio de paneles apilables
Aleros, balcones y cornisas, elementos pasivos de control solar
Puertas de grandes dimensiones para terrazas
Sunset Italia, la evolución de los parasoles de control solar de aluminio que require tu proyecto
Pérgolas textiles
Persianas enrollables europeas, eficiencia para el control solar
Tendencias en la fabricacion de portones residenciales