Skip to content

Confort, Bienestar y Sustentabilidad

El mundo ha basculado en una nueva realidad, la acelerada urbanización de las ciudades y el descontrol de la industria han generado que el 2% de la superficie terrestre, la cual es urbana, sea la causante del 65% de las emisiones de CO2 en el planeta.

Por otro lado, la sociedad ha comenzado a evolucionar hacia una nueva realidad, donde las nuevas generaciones buscan más sentido y propósito en la vida y en todo lo que les rodea,  generaciones que le dan mayor valor a las experiencias que a las posiciones, generaciones que buscan el conocimiento inmediato, generaciones que saben que  la digitalización garantiza del conocimiento extendido, generaciones que tienen más confianza y autenticidad en sí misma, que aspira un mejor estilo de vida y con ello mejores ciudades, con construcciones más sustentables, con mejores productos y con el menor impacto posible.

Es por ello que la industria de la construcción debe repensar los desafíos urbanos a través del mundo, construyendo edificaciones con materiales más ecológicos que garanticen el el bienestar sin impactar al planeta, debemos convertir ciudades en espacios con verdaderos valores ecológicos, económicos y sociales, espacios que sean más inclusivos y luchar para cambiar las percepciones urbanas, transformando la manera en la que hacemos las cosas y las empresas desarrollando productos que permitan convertir espacios contaminantes a sistemas totalmente sustentables.

Por otro lado, vale la pena hacer una reflexión sobre la noción de confort en un espacio habitable, ya sea ligado al placer o a la comodidad de sentir bienestar en el hábitat humano, hábitat entendido como el lugar donde vivimos o interactuamos todos los días y que puede generar confort, es por ello que las edificaciones, sean residenciales u oficinas y la forma en que funcionan los edificios es realmente importante para nuestra salud y confort, especialmente porque pasamos 90% de nuestra vida en ellos. 

Los edificios tienen el potencial no solo de proteger a las personas de los aspectos negativos del mundo exterior, como el ruido, el clima y los contaminantes, sino también de hacernos sentir más felices y permitirnos vivir, trabajar y jugar en entornos internos más saludables. Saint-Gobain es una de las pocas empresas en el mundo con la capacidad de conocer la solución, ya que diseñamos, distribuimos y manufacturamos materiales para hacer envolventes de edificios completamente sustentables. 

Es por ello que tocaremos cuatro tipos de confort: El confort visual, el confort acústico, el confort térmico y la mejor calidad del aire.

Nociones del confort visual

El confort visual es entendido como la cantidad de luz adecuada para realizar tareas específicas. Es por ello que cuando hablamos de vidrio, debemos tener mucha atención a la cantidad de luz visible que un acristalamiento puede dejar pasar. Por razones históricas y por influencia de países nórdicos, tenemos la idea que mayor entrada de luz mejor vidrio, pero debemos ser cautos en las generalidades ya que en latitudes como la nuestra, la cantidad de luz excesiva puede generar deslumbramientos.

Especificar la correcta cantidad de luz a través del vidrio puede impactar significativamente en el desempeño de un trabajador, incluso acelerar la recuperación de un paciente en un hospital o mejorar el nivel de atención y el desempeño de un niño en el colegio.

Saint-Gobain Glass México ha desarrollado soluciones con diferentes espectros de luz visible y contamos dentro de nuestras competencias técnicas con análisis de luminancia e iluminancia para espacios definidos, considerando siempre los detalles de un proyecto, ubicación, posición, edificios periféricos, orientación, clima, posición de las ventanas, sobras y áreas acristaladas.

Nociones del confort acústico

El confort acústico lo podemos entender como el bienestar o la sensación de las personas con el entorno acústico, minimizando el ruido intruso y manteniendo la satisfacción de los ocupantes.

Investigaciones han demostrado que los entornos de sonido bien diseñados en oficinas o escuelas ayudan a mejorar la concentración y permiten una mejor comunicación.  El aprendizaje es más efectivo y menos agotador cuando los estudiantes pueden escuchar y comprender cómodamente a su maestro. En los hospitales, reducir el estrés y el insomnio creado por los altos niveles de ruido ayuda a los pacientes a recuperarse más rápido y facilita el trabajo del personal. En nuestros propios hogares, la protección contra los ruidos contribuye a una sensación de seguridad y privacidad.

El confort acústico se ve afectado por los niveles y la naturaleza del sonido experimentado en un espacio. La calidad del sonido en cualquier espacio interior está determinada por las fuentes del sonido y la calidad de la envolvente del edificio:  ruido exterior (tráfico cercano, vecinos…), ruido interior (música, conversaciones …), ruido de impacto (pasos …), vibraciones sonoras a través de la estructura, ruido de equipos.

Nociones del confort termico

Estar en confort térmico significa mantenerse en una temperatura optima utilizando muy poca energía. Aunque la sensibilidad térmica varía de una persona a otra, según la edad, el género, la vestimenta, la actividad, los hábitos culturales, etc., los principios básicos detrás del confort térmico son en gran parte universales. Se experimenta a través de una serie de interacciones conscientes entre factores: La forma en que nuestro cuerpo interactúa con nuestro entorno, los parámetros del entorno que nos rodea (temperatura del aire, humedad del aire, movimiento del aire, temperatura de la habitación) y la forma en la que nos sentimos en su conjunto. Saint-Gobain Glass México ha desarrollado familias de productos llamadas Cool-lite que garantizan el confort térmico, garantizando una capacidad aislante significativa y un control solar óptimo dependiendo de las condiciones del proyecto.

Noción de Calidad de Aire

El aire es vital para la vida humana: podemos vivir 30 días sin comer, tres días sin beber, pero solo tres minutos sin respirar. Cuanto más fresco es el aire que respiramos, más saludables nos sentimos en los edificios en los que vivimos. No solemos pensar en la calidad del aire en un edificio, pero básicamente este tiene que ser: Limpio y Fresco. No olvidemos que tener un aire limpio y fresco aumenta la atención de un estudiante en un colegio, o reduce significativamente las tasas de enfermedades respiratorias por la renovación del mismo en los espacios cerrados.

Sin lugar a dudas las nociones de confort son temas apasionantes, que obligan a las empresas a no desarrollar productos aislados, sino verdaderos sistemas para envolventes que generen confort y bienestar, que sean sustentables y garanticen el porvenir del hábitat humano.

Sentirse bien en un edificio se traduce en tener la cantidad perfecta de luz, el nivel de sonido adecuado, con buena calidad del aire, todo lo anterior en una temperatura ideal. 

Se trata de construir con diseño y tecnología, belleza, seguridad, eficiencia y sostenibilidad, materiales que nos ayuden a vivir mejor. Un buen lugar para vivir se adapta a nosotros, y no al revés.

Colaboración: Saint Gobain Glass México

Comparte este artículo:
Artículo publicado en
Edición 35
Edición 35

Contenido de esta edición

Editorial
Historia real de una fachada exitosa
Innovación en fachadas de vidrio para una gestión responsable
Curtain Wall, sustentabilidad y diseño al servicio de la arquitectura moderna
Cumplimiento de los requisitos normativos en la construcción en México
Normativas clave e integración con políticas gubernamentales de desarrollo
Incentivos no financieros para aumentar la eficiencia energética en edificios
Oficinas Corporativas Little Caesar’s Pizza
Sofitel Reforma 297
Distrito Polanco
Vidrios y Fachadas Holding