Skip to content

Incentivos no financieros para aumentar la eficiencia energética en edificios

La eficiencia energética es una actividad que tiene por objeto mejorar el uso de fuentes de energía.

El uso racional y la conservación de la energía también llamado simplemente eficiencia energética, consiste en utilizar la energía de manera eficiente para obtener un cierto resultado. Por definición, la eficiencia energética es la relación entre la cantidad de energía utilizada en una actividad y la prevista para su realización.

La energía como tal en el sector de la Construcción, es fundamental, de ella dependen los procesos constructivos sin duda, pero su mayor impacto está en el uso y consumo que generan las edificaciones a través de, entre otros, alumbrado e iluminación, sistemas de operación (motores), generación de calor o frio.

Nuestro país y el mundo entero, están pasando por una etapa de innovación y renovación en esta materia, donde sistemas que en su momento dieron grandes beneficios a las edificaciones, hoy requieren una inversión que permita actualizarlos o simplemente emplear los más modernos y funcionales equipos que consuman y hagan más eficiente el uso de la energía.

Atender estos temas es tarea de todos y para ello, instituciones y organismos del sector público y privado, han trabajado en desarrollar incentivos que promuevan y fomenten acciones en pro de una acción que sin duda será cada día más recurrida, ya que, considerando el costo de la generación de energía, los sistemas de energías limpias y alternativos que brinden seguridad y certeza al mercado consumidor, se requiere tener también apoyos que permitan implementarlos de manera más ágil y expedita en nuevos proyectos y en el renovación de aquellos que ya son su factura rebasa con mucho los estándares de consumo.

Si bien podríamos hablar de 2 tipos de incentivos, financieros y no financieros, la realidad apunta a que los financieros son los más recurridos en cantidad y en demanda. Sin embargo, los NO FINANCIEROS, provienen de una gran numero de estrategias, iniciativas y programas que el Gobierno Federal, Gobiernos Estatales, Locales y de Organismos No Gubernamentales que apoyan en gran medida las iniciativas en todos sentidos para mitigar de manera importante el alto consumo energético y con ellos disminuir la huella de carbono de las Ciudades.

Dentro de los Incentivos NO FINANCIEROS más importantes en el mercado mexicano, están los programas de apoyo técnico, como ejemplo el FIDE (Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica), programas de capacitación como CONCOCER (Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales) que permite asegurar que la mano de obra está calificada para emplear nuevas técnicas y buscar apoyar las iniciativas en todos los proyectos. Existen, aunque mucho más limitadas, acciones de gobiernos locales para facilitar y acelerar tramites siempre que se trate de proyectos que involucran acciones que mejoren el consumo energético y su conservación sin duda.

El reto está en hacer más, con menos. Los gobiernos e instituciones pueden y deben generar nuevas formas de involucramiento, no hay tiempo para ir atrás y tratar de recuperar lo que no se hizo, la energía cada día será más costosa y un valor invaluable que todos debemos cuidar.

Debemos poner atención a un mercado de gran potencial para empresas que ayuden a administrar las energías y a participar a través incluso de programas internacionales como LEED, EDGE y el etiquetado de vivienda y edificaciones para asegurar un consumo de energía racional siempre.

Hay un espacio para las autoridades, donde los trámites, permiso y autorizaciones de proyectos, a todos los niveles, pudieran ser un gran incentivo para adherirse a las normas y estándares vigentes de manera natural.

Otorgar y generar bonos y distintivos que promuevan la libre competencia y el deseo de presentar innovación, avance y visión futuro en los diseños y ejecución de proyectos.

Comunicar más y mejor sobre como la relación de oferta y demanda, un tema que sin duda será de gran trascendencia en el país, donde la autoridad debe voltear a ver al mundo, al avance y a mantener una visión conjunta de un futuro común.

Incentivos Financieros en México para la construcción Sustentable

InstituciónEnfoqueReferencia
SHFViviendaLink
INFONAVITViviendaLink
SEDATUViviendaLink
LEY ISRComercio – IndustriaLink
FIDEVivienda – Comercio – IndustriaLink

Para conocer más sobre incentivos no financieros, consulte el documento: Incentivos no financieros para movilizar la inversión privada, PEEB 2021.

Lic. Luis Alberto Vega Vaca, Presidente ALENER

Colaboración: ALENER

Comparte este artículo:
Artículo publicado en
Edición 35
Edición 35

Contenido de esta edición

Editorial
Historia real de una fachada exitosa
Confort, Bienestar y Sustentabilidad
Innovación en fachadas de vidrio para una gestión responsable
Curtain Wall, sustentabilidad y diseño al servicio de la arquitectura moderna
Cumplimiento de los requisitos normativos en la construcción en México
Normativas clave e integración con políticas gubernamentales de desarrollo
Oficinas Corporativas Little Caesar’s Pizza
Sofitel Reforma 297
Distrito Polanco
Vidrios y Fachadas Holding